Cómo evitar la canibalización

Cómo evitar la canibalizaciónLa estrategia de posicionamiento de nuestra web puede determinar en gran medida el éxito o fracaso de nuestro negocio. Además de luchar contra una feroz competencia, satisfacer siempre los caprichosos designios del algoritmo de Google y buscar las mejores herramientas y técnicas para aumentar nuestra posición en los motores de búsqueda, tenemos que tener en cuenta una máxima: nuestro afán por escalar puede hacer que nos convirtamos en nuestro propio enemigo. Por ello, es imprescindible aprender cómo evitar la canibalización de palabras clave.

¿Qué es la canibalización de palabras clave?

En primer lugar es necesario saber qué es la canibalización. En términos de SEO, ese concepto de evocaciones tan agresivas y sangrientas se da cuando intentamos posicionar una misma palabra clave con distintas páginas y contenidos de una misma web.

En pocas palabras, la canibalización confunde a Google. Y al gran buscador le gusta que toda la información esté siempre clara, accesible y bien estructurada, no repartida entre distintas páginas. Esa dificultad de rastreo, ese afán por posicionar distintas páginas con una misma keyword principal, suponen que seamos nuestro principal obstáculo para colocar nuestra web en los primeros puestos de los motores de búsqueda.

Si buscamos cómo evitar la canibalización de palabras clave, al igual que en muchas otras vertientes del posicionamiento SEO, la clave está en el orden. Nuestra estrategia debe saber cuáles son las palabras clave principales por las que queremos posicionarnos, y a partir de ahí tan solo tratar de hacerlo con aquellas páginas que muestren el contenido más relevante, extenso y de calidad al respecto.

Sin conflictos internos ni desorganización, haciendo que aquellas páginas que previamente atacasen a una palabra clave que ahora nos interesa posicionar a través de otra URL se modifiquen o redirijan a la principal, de forma que Google sepa cuál es la página que queremos que se muestre.

Cómo solucionar el problema de la canibalización

Es posible que no dispongamos de todos los recursos y herramientas de SEO a nuestro alcance, que no haya en nuestra empresa un experto en posicionamiento o que, sencillamente, tengamos un blog que nutrimos personalmente y no queramos, a nivel casero, que la canibalización mengüe los frutos de nuestro esfuerzo.

Aunque el SEO es una disciplina tremendamente técnica y especializada, algunas pequeñas claves pueden ayudarnos a evitar la canibalización y hacer que todo el esfuerzo y tiempo invertido en posicionarnos no se vaya por la borda.

Evita el contenido duplicado

La mejor manera de cerciorarnos de que no caemos en la canibalización es no duplicando contenido. Si no atacamos las mismas palabras clave una y otra vez, tendremos buena parte del trabajo hecho. Para ello, organización y registro: hay que elaborar estrategias de contenidos de largo recorrido, pero también dejar constancia de todo lo realizado para no repetirnos en el futuro.

Estructura bien tu web

Hay que aprovechar la arquitectura web para organizar el contenido, no para abusar de los recursos disponibles. Las categorías y tags son ideales para etiquetar cada contenido y que sepamos fácilmente qué incluye, pero un afán por categorizarlo y etiquetarlo todo impulsivamente hará que distintas páginas traten de posicionar una misma palabra clave. Error.

No tengas miedo a desindexar

Ya sea porque fue un contenido realizado durante nuestra primera etapa, una publicación exprés o simplemente fruto de un día de escasa inspiración, nuestra web puede estar indexada por contenidos de los que no estemos precisamente orgullosos. Es posible que nos convenga desindexar una URL antigua en Search Console para que un nuevo contenido, más extenso y variado, sea el que se posicione por las palabras clave que nos interesan.

Redirecciona

No es necesario que borres los contenidos de menor calidad o extensión. También podemos aprovechar el tirón (sea poco o mucho) que tengan para hacer una redirección a la página que nos interesa. Si eliminas del índice de Google la URL perderás toda la autoridad que tenga acumulada esa página. Ya sea una redirección 301 o una canonical, esto hará que los clics que reciba la antigua vayan automáticamente a la que más queremos visibilizar.

Si quieres saber cómo evitar la canibalización en tu web, ten presente una máxima: el SEO, como tantas otras cosas, es cosa de especialistas. Está muy bien que tratemos de aplicar algunos trucos de andar por casa, que tengamos unas nociones básicas para funcionar en el día a día, pero a la hora de entrar en la jungla de internet a competir, hará falta andar de la mano de un experto en la materia.

Compartir esta entrada

Deja un comentario