Elegir una agencia de comunicación

Elegir una agencia de comunicaciónPocas empresas tienen el músculo suficiente como para integrar en su infraestructura un departamento específico que gestione su comunicación, las relaciones con los medios o las campañas de difusión a través de redes sociales y acciones de marketing digital. Incluso, algunas que sí disponen de personal específico se ven en la tesitura de elegir una agencia de comunicación que, con sus servicios, complemente las labores que se realizan para potenciar los resultados.

Es importante, a la hora de elegir una agencia de comunicación, no dejarse llevar por la impaciencia. Seguir unos criterios apropiados puede ayudarnos a tomar la mejor decisión posible, y trabajar con una agencia especializada puede maximizar las acciones comunicativas que emprende una empresa para llevarle, a nivel mediático y de notoriedad, a un nuevo nivel. Aquí van cinco cosas en las que, si no sabes por dónde empezar, deberías fijarte.

¿Cuáles son tus objetivos?

Hay muchas agencias de comunicación, por lo que es importante alinear tus objetivos con el campo de especialidad de la empresa en la que vayas a confiar. Si buscas aparecer en medios de comunicación, lo ideal será optar por especialistas en relaciones con los medios; si quieres que te prescriban perfiles potentes a través de una campaña de marketing con influencers, busca una agencia que domine ese campo; si quieres dominar las redes sociales o internet, seguro que encontrarás especialistas en ello. Cada nicho tiene sus maestros. Y, si buscas algo integral, siempre puedes encontrar una agencia de comunicación 360º.

Cuál es tu presupuesto

El precio es un factor fundamental en absolutamente todas las decisiones de compra que se toman. Y, por supuesto, elegir una agencia de comunicación también tiene mucho que ver con el coste de sus servicios y los presupuestos que tengamos encima de la mesa. Más caro no siempre significa mejor: a veces, optar por una agencia de prestigio implicará pagar un fee muy elevado debido a su estructura, pero no por ello el servicio será mejor. Lo importante, como siempre, es el equilibrio.

Sintonía personal

Aunque las agencias de comunicación se mueven en un entorno B2B, de empresas a empresas, detrás de cada página web, de cada logotipo o de cada marca siempre, siempre, siempre hay una persona. Antes de comenzar a trabajar con una agencia también es importante valorar los intangibles: conocerse en persona, calibrar la confianza que desprende y ver si el discurso es lo que buscamos nos ayudará a tomar la decisión adecuada.

Filosofía corporativa

Algo tan sencillo como una búsqueda en internet y en las redes sociales nos puede ayudar a conocer la filosofía de una empresa. Su ‘Quiénes somos’, los valores corporativos y la filosofía con la que afrontan cada proyecto y con la que se relacionan con su entorno, clientes y partners será un buen indicador de si la relación será sostenible a medio plazo o no.

Clientes

Aunque muchas agencias de comunicación pequeñas e incipientes también puedan dar un gran servicio, conocer la trayectoria siempre es una garantía. Saber qué clientes están detrás de una agencia puede darnos una medida de lo que se cuece dentro de ella: si son clientes que apuestan por sus servicios durante mucho tiempo, o empresas de cierta relevancia ya les han contratado para trabajar codo con codo, es que algo hay detrás. Las opiniones públicas que haya en Google y sus redes sociales serán la prueba de toque definitiva.

Compartir esta entrada

Deja un comentario