Comunicar con emojis
Comunicar con emojis

Hay tantas formas de comunicar como empresas y personas. Estrategias, enfoques, mensajes y formas de ver cada acción y cada campaña. Pero, desde hace unos años, una nueva herramienta surgida de la explosión de la comunicación en internet ha llegado para quedarse, cambiar la comunicación para siempre y hacer de este mundo algo más colorido y elocuente. Comunicar con emojis es algo completamente asimilado, pero es importante saber cómo hacerlo para obtener un resultado profesional y efectivo, no un simple collage de emoticonos.

Comunicar con emojis es mucho más que enviar caritas y corazones. Es incluir matices y emociones a nuestros mensajes, aportar sutileza, aprovechar todas las herramientas a nuestra disposición y hacer de cada publicación algo más vivo y menos gris. Si un usuario nos deja un comentario diciendo que algo le gusta, podemos responderle agradeciéndole sus palabras, pero si además incluimos un 😍, probablemente estaremos un poco más cerca de conseguir el objetivo fundamental de la comunicación en internet: el engagement con nuestro público potencial.

Cómo comunicar con emojis de forma efectiva

Hay que tener en cuenta que, a la hora de comunicar con emojis, no todo vale. Que podamos usarlos no significa que debamos hacerlo en cualquier ocasión, sin filtro y con la única idea de espolvorearlos por nuestros textos de forma prácticamente aleatoria. Hacer eso puede convertir una publicación corporativa en un post adolescente y poco profesional: hay que saber caminar en esa delgada frontera con pericia, para lo que estos consejos pueden venirte muy bien. 

  • Encuentra tu estilo 🔎. Comunicar con emojis es algo serio. Según los colores de tu identidad corporativa, tu campo de actividad o el tono de tus mensajes habrá unos emojis que te encajen más que otros. Encuéntralos y hazlos parte de tu libro de estilo. Además, si apuestas habitualmente por emojis de los no tan utilizados, los usuarios los identificarán con tu marca.
  • Identifica el momento 👀. Los emojis son muy versátiles y sirven para todo, pero es cierto que habitualmente se utilizan para lanzar mensajes de forma más desenfadada o juvenil. Por eso, es posible que no te encajen en todas tus comunicaciones, o que ciertas publicaciones -como podría ser el anuncio de un cierre o un mensaje de luto- no sean el mejor momento para lanzarlo.
  • Haz prueba, error y análisis 📊. Al igual que con cualquier otra herramienta que utilicemos para comunicar, de nada nos servirá si no evaluamos el rendimiento que nos trae. Quizá sea una cuestión más de branding e intangibles, pero es importante intentar detectar patrones, valorar qué nos funciona y descartar aquello que no lo haga.
  • Dales un sentido práctico 🚀. No es necesario esperar a estar contento para poner una carita sonriente o a comentar un partido de fútbol para poner el emoji del balón. Como toda herramienta, hay que tratar de buscarles un funcionamiento y una utilidad. Comunicar con emoji nos ayuda, por ejemplo, a identificar visualmente tipos de mensaje, a hacer listas con tics o a destacar números o datos a los que queramos dar más importancia.

Comunicar con emojis no es solo mandar una flamenca, un corazón o una caca sonriente al grupo de nuestros amigos de clase o familiares. Es, también, una herramienta profesional, útil y pragmática con la que enriquecer lo que publicamos en internet, conectar con nuestro público a través de las emociones y poder variar y dar vida a nuestros mensajes. ¡Pruébalo! 🔝

Compartir esta entrada

Deja un comentario