Comunicación durante el coronavirus
Comunicación durante el coronavirus

¿Cómo conjugar comunicación y coronavirus?

En apenas un mes todo ha cambiado. Cómo trabajamos, cómo nos relacionamos, cómo hacemos la compra y cómo enfocamos nuestro día a día. La pandemia mundial que ha provocado el coronavirus, que tiene a España en Estado de Alarma desde hace semanas y que mantiene en cuarentena a millones de personas en sus casas, ha alterado por completo cualquier rutina o plan a corto y medio plazo. Pero, aunque muchos negocios no puedan levantar su persiana, otros mantienen su actividad de forma telemática, y otros muchos se han convertido en pilares estratégicos. Pero, ¿cómo conjugar comunicación y coronavirus? Aquí van algunas claves.

La comunicación durante el coronavirus no puede ni debe parar

Todas las claves, consejos y estrategias para sobrevivir a esta situación, dure lo que dure, parten de una máxima fundamental: la comunicación durante el coronavirus no puede parar. Bajo ningún concepto. Y hay un listado de razones de suficiente peso como para buscar las vías de continuar sin tener que malograr todo el trabajo que nos ha ayudado a llegar hasta aquí. 

La comunicación es una carrera de fondo. Salvo las empresas gigantes, que pueden lanzar un anuncio y medir las ventas casi en tiempo real, el marketing para pymes y las estrategias de comunicación suponen ir poniendo pequeñas piedras, una a una, paso a paso, para tratar de levantar un castillo. Frenar en seco es la peor de las ideas: volver a arrancar será el doble de costoso sin la inercia ganada hasta ahora, y perderemos el pulso y el ritmo comunicativo.

Es posible que temporalmente perdamos algo de impacto, que el retorno no sea tan positivo y que los datos fluctúen, al igual que el ánimo de la sociedad y las perspectivas de la economía en general. Pero hay dos motivos fundamentales para no dejar de comunicar durante esta crisis: el posicionamiento y la reputación.

Cuestión de reputación y RSC

Mantener la comunicación durante el coronavirus es, básicamente, una cuestión de reputación. Uno de los grandes fines de comunicar es generar un vínculo, provocar que potenciales usuarios se identifiquen con lo que hacemos. Y eso, en tiempos de crisis, se convierte en una gran oportunidad de sacar ese catálogo de valores, esa personalidad empresarial y ese carácter tras nuestra identidad corporativa que puede ayudarnos.

Para ello, salvo determinados sectores estratégicos, debe imperar el sentido común. Tacto y mano izquierda. Porque estas situaciones pueden aprovecharse para buscarles un lado positivo, pero también dan pie a, con una estrategia errónea, a frivolizaciones, fake news, errores comunes y generar posibles antipatías. Opeor todavía, caer en la irrelevancia absoluta.

Precisamente esa reputación puede labrarse a través de la Responsabilidad Social Corporativa. Muchas empresas, incluso algunas que por su actividad no tendrían un papel protagonista en esta crisis, están ganando enteros en reputación mediante determinadas acciones de RSC. La solidaridad, bien ejecutada y bien comunicada –sin colgarse medallas excesivas–, es uno de los valores más valorados en las empresas. Sobre todo, cuando se trata de poner de su parte en una situación complicada y en algo que redunda positivamente en el bien común.

Así lo han entendido muchas empresas que, con la ayuda de ComunicAlicante como gabinete de prensa y agencia de comunicación para la difusión, que no se han quedado atrás a la hora de dar un paso adelante que contribuya a solucionar entre todos esta situación:

Magic Costa Blanca, estancias gratis para sanitarios y fuerzas de seguridad

Magic Costa Blanca, cadena hotelera de referencia en la Comunidad Valenciana con sede central en Benidorm, ha querido reconocer la gran labor que están llevando a cabo nuestros médicos, enfermeros, asistentes, policías, etcétera durante esta crisis. Por este motivo, cuando todo esto acabe, los sanitarios y personal de las fuerzas de seguridad optarán a 50 estancias gratuitas en cualquiera de sus resorts. Medios de comunicación de toda España, tanto de prensa generalista como especializada, han aplaudido su decisión y difundido la iniciativa.

Mirador de Cuatro Vientos: de salón de bodas y bautizos en Madrid a preparar comida para 600 personas

La del Mirador de Cuatro Vientos, situado en Madrid, es una historia que resume muchos de los argumentos que están definiendo a esta crisis. Obligados a cerrar tras el decreto del estado de alarma y la consiguiente cancelación de todas las celebraciones programadas para primavera, su particular temporada alta, la empresa no tuvo más remedio que aplicar un ERTE. Pero quedarse con los brazos cruzados no era una opción para sus propietarios. Con decisión y la responsabilidad social que les caracteriza, han decidido destinar todos los recursos disponibles (cocina, equipamiento, stock de alimentos, colaboración de trabajadores, etc) a elaborar comidas para los más necesitados. Complementado con el ofrecimiento de alojamiento gratis en el Complejo La Cigüeña a familias sin techo. Al llamamiento se han unido múltiples empresas y proveedores habituales, al que se ha sumado ComunicAlicante (cuyo equipo tiene dilatada experiencia profesional en la capital de España) en las tareas de difusión y relaciones con los medios. El resultado: directos en programas de máxima audiencia de televisiones como La Sexta, Tele 5, Tele Madrid y numerosos reportajes en medios impresos y agencias nacionales de noticias.

El colegio internacional británico ELIS Villamartín dona material al Ayuntamiento de San Miguel de Salinas

Responsabilidad con su entorno más próximo. Así actuó ELIS Villamartín, colegio internacional británico situado en la Vega Baja de Alicante, que ante la necesidad acuciante de disponer de material que contribuyera a desinfectar al máximo las zonas comunes y parar la propagación del Covid-19 no ha dudado a la hora de donar todas sus existencias de productos de limpieza, incluidas mascarillas, al Ayuntamiento de San Miguel de Salinas. Los medios de comunicación de toda la provincia de Alicante han reconocido su implicación dedicándoles un extenso espacio en sus respectivas ediciones.

Gambín Canarias, fruta para los servicios sanitarios del hospital Nuestra Señora de Candelaria de Tenerife

La empresa productora de cítricos GAMBÍN, con sede central en la Vega Baja (Alicante) y presencia en las islas afortunadas con su distribuidora GAMBÍN Canarias, también ha querido poner su granito de arena en esta ola solidaria. Lo ha hecho con la distribución en el hospital Nuestra Señora de Candelaria de Tenerife de cajas de fruta mixta para que los trabajadores sanitarios y personal de apoyo puedan reponer fuerzas durante sus maratonianas jornadas de trabajo. Una acción con gran aceptación y repercusión en las redes sociales.

¡Cuidado con el SEO!

Una de las partes más importantes en las labores de comunicación que llevan a cabo muchas empresas es el posicionamiento SEO. Aparecer lo más arriba posible en los motores de búsqueda como Google es, al igual que la reputación y la comunicación en sí misma, similar a correr un maratón. Los acelerones sirven de poco, se trata de ser constante, no detenerse y avanzar paso a paso.

Para ello disponemos de varias herramientas. Los medios propios, como el blog corporativo y las redes sociales, y los medios ganados, como medios de comunicación u otros portales que nos reseñen. En ambos casos, mantener el ritmo comunicativo es básico para seguir llegando a quienes pueden estar interesados en nosotros: seguir publicando en nuestra web -y promocionándolo en las redes sociales- hará que los algoritmos de Google no se olviden de rankearnos; esa constancia, en una época monotemática, puede llegar a despertar la atención de terceros.

Los motivos son de suficiente peso. Y la estrategia es clara: no dejar la comunicación durante el coronavirus. Quizá sea pretencioso pensar que el público necesita aquello que tenemos que contarle, pero dejar de hacerlo supone deslizar el mensaje de que nos hemos olvidado de que están ahí y que solo podrán contar con nosotros a las buenas. Y ninguna empresa puede permitirse eso. Parar supondría mucho más que dejar de avanzar. Sería un gran retroceso.

Compartir esta entrada

Deja un comentario